DISFUNCIÓN ERECTIL

La disfunción eréctil (impotencia) es la incapacidad persistente para obtener y mantener una erección suficiente para una relación sexual satisfactoria. Se considera también la dificultad de mantener la erección.

Síntomas:

La erección es menos rígida.

Las erecciones matutinas espontáneas son menos frecuentes.

Dificultad para alcanzar la erección.

Aparece en aproximadamente el 10% de los varones entre 40 y 70 años, su prevalencia aumenta con la edad. La mayoría de los casos son debidas a causas orgánicas.

Las causas de disfunción eréctil se divide en secundarias a causas psicógenas y orgánicas, aunque a menudo es multifactorial.

Disfunción eréctil orgánica:

En su mayoría relacionados con una mala circulación sanguínea (insuficiencia vascular). Hipertensión arterial, Diabetes mellitus, Enfermedades del corazón, enfermedad vascular periférica, colesterol elevado, Fármacos, Depresión, alcohol, tabaco y drogas

Disfunción eréctil psicológica:

El origen suele relacionarse con la ansiedad generada por el miedo a fracasar.

Tratamiento:

Los tratamientos son individualizados a cada paciente, después de realizar un correcto diagnóstico. Existen múltiples tratamientos a acuerdo a cada paciente:

Tratamiento psicosexual.

Tratamiento farmacológico: Inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5. Sildenafilo(Viagra), Tadalafilo (Cialis), Vardenafilo (Levitra), Avanafilo (Spedra).

Terapia androgénica: En casos en que exista hipogonadismos.

Tratamiento intracavernosos: Alprostadil (Caverject).

Tratamiento intrauretral: Alprostadil uretral (Muse).

Dispositivos de vacio: El pene se colocará en una cámara en la que se crea el vacio mediante una bomba que aumenta el flujo sanguíneo a los cuerpos cavernosos induciendo la erección.

Prótesis de cuerpos cavernosos: Semirígidos, maleables, inflables de dos y tres componentes. Mediante una intervención quirúrgica sustituimos el tejido del cuerpo cavernoso permitiendo una rigidez peneana suficiente para obtener con satisfacción la relación sexual.