TUMORES RENALES MALIGNOS

La mayor parte de los tumores renales son malignos. Representan el 3% de las neoplasias malignas del adulto con una incidencia varón:mujer de 2:1. En los últimos años, la incidencia ha aumentado debido al uso generalizado de la ecografía abdominal y por lo tanto son detectados de forma incidental. El carcinoma renal sigue siendo la neoplasia urológica más letal con una tasa de mortalidad específica del 40%.riñon

El tratamiento va a depender de las características del paciente y del tumor, aunque habitualmente se realiza la extirpación de todo el riñón (nefrectomía radical). Cuando el tamaño y la localización del tumor lo permite, se puede realizar tumorectomia o nefrectomía parcial que consiste en la extirpación sólo del tumor.

El tratamiento quirúrgico se realizará en la mayoría de los casos por vía laparoscópica siempre y cuando las características del paciente y del tumor lo hagan posible. En casos muy seleccionados, se pueden plantear tratamientos conservadores como la radiofrecuencia o la crioablación.

TUMORES RENALES BENIGNOS

Tumores como el angiomiolipoma y el oncocitoma son neoplasias de características benignas. Esos tumores se pueden manejar de forma conservadora, realizando una extirpación tumoral dejando el resto del riñón, o realizando un seguimiento mediante pruebas de imagen.

TUMORES DEL TRACTO URINARIO SUPERIOR

Son neoplasias que afectan a la vía excretora comprendida entre el meato ureteral y la papila renal. Generalmente se manifiestan por hematuria (sangre en la orina), y a veces se asocian a tumores de la vejiga.

El tratamiento va a depender del tamaño, localización y agresividad. El tratamiento habitual es la nefroureterectomia radical que consiste en la extirpación del riñón, uréter y rodete vesical, siempre que las características del paciente y del tumor lo permiten se realizará por vía laparoscópica. En casos muy seleccionados se puede realizar tratamiento conservador utilizando técnicas endourológicas.

INFECCIONES RENALES

Se trata de un proceso más frecuente en mujeres. A veces es aconsejable el ingreso hospitalario para recibir tratamiento antibiótico intravenoso. Casi siempre, se deben descartar patologías que puedan favorecer su presentación (malformaciones renales, cálculos urinarios…), para ello serán necesarias analíticas de sangre, de orina y pruebas de imagen (ecografía renal-vesical, TAC, urografías intravenosa…)

ABSCESO RENAL

Se tratan de colecciones purulentas (pus) en el parénquima renal. La mayoría de los pacientes van a requerir ingreso hospitalario para efectuar tratamiento antibiótico intravenoso y a veces drenaje por via percutánea.

LITIASIS URINARIA

La litiasis urinaria también denominada cálculos o popularmente “piedras” presenta una elevada prevalenciariñon6. Cuando la litiasis provoca una obstrucción aguda de la via urinaria, provoca un dolor intenso llamado cólico nefrítico. Los síntomas habituales a parte del dolor, es la hematuria (emisión de sangre con la orina). A veces los cálculos presentan un tamaño pequeño, son asintomáticos y en ocasiones se puede plantear un tratamiento conservador. Las litiasis que provocan sintomatología y/o infecciones urinarias o observamos que es poco probable su expulsión espontánea hay que tratarlos.

En el caso de cólicos renales de repetición, crecimiento rápido de los cálculos ya conocidos o aparición precoz de nuevas litiasis en un corto plazo de tiempo, se debe efectuar un estudio metabólico para encontrar la causa de dicha formación de litiasis, y a veces, se puede plantear un tratamiento médico para prevenir nueva aparición o crecimiento de las “piedras”.

Los posibles tratamientos dependerán de las características del paciente así como de la localización, tipo de cálculo (morfología, tamaño,naturaleza…).

CÁLCULOS RENALES

En el riñón las litiasis pueden riñon1estar localizadas en los cálices o en la pelvis renal. Los cálculos que ocupan la mayoría de los cálices o pelvis renal se denominan litiasis coraliformes.

Los posibles tratamientos:

. Litotricia extracorpórea (LEOC):

Se trata de la fragmentación de los cálculos mediante ondas de choque. A veces será necesario, previo al tratamiento, la colocación de una endoprótesis interna (catéter ureteral) que evita la obstrucción de los fragmentos resultantes de la litotricia.

riñon2Nefrolitotomia percutánea (NLP):

La técnica consiste en efectuar un pequeño corte (incisión) en la espalda y pasar una aguja a través de la piel hasta el interior del riñón, posteriormente a través de la aguja, se pasan instrumentos, los cuales utilizamos para fragmentar y extraer el cálculo.

riñon3

 

Litroticia intrarrenal retrógrada (RIRS):riñon4

Se trata de una técnica mínimamente invasiva, en la que introducimos a través de la uretra un aparato llamado ureterorrenoscopio flexible, llegando hasta las cavidades renales. Posteriormente utilizando energía con laser fragmentaremos los cálculos.

CÁLCULOS URETERALES

Son aquellos cálculos localizados en el trayecto ureteral (tubo que une los riñones con la vejiga). Si el cálculo es de pequeñas dimensiones, a veces sólo es necesario tratamiento farmacológico en espera a que sea expulsado de forma espontánea. Si fuera poco probable su expulsión se optaría por tratamiento mínimamente invasivo, optándose por litroticia intracorpórea (ureterorrenoscopia rígida) o litotricia extracorpórea (LEOC).

CÁLCULOS VESICALES

La mayoría de los cálculos que se localizan en la vejiga son debidos a diferentes patologías que provocan una dificultad en el vaciado vesical, y que habitualmente se debe a hiperplasia benigna de próstata. Por lo tanto al deberse a una obstrucción infravesical, el cálculo se tratará concomitantemente con la patología que ha ocasionado su aparición.