CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA UROLÓGICA

La cirugía laparoscópica es una alternativa mínimamente invasiva a la cirugía abierta tradicional que se efectua a través de pequeñas incisiones en la pared abdominal (0,5-1 cm). Actos quirúrgicos que tradicionalmente necesitaban grandes incisiones entre 12 y 20 cm con largas estancias hospitalarias, hoy se pueden realizar con pequeñas incisiones y la estancia hospitalaria puede ser tan corta cómo de 1 día en algunos casos.

Las operaciones por laparoscopia ofrecen los mismos beneficios terapeúticos que las cirugías abiertas clásicas, aunque presentan ventajas significativas para el paciente:

  • Menor sangrado durante el acto quirúrgico.cirugia-laparoscopica-urologica
  • Disminución del dolor después del acto quirúrgico.
  • Menor riesgo de complicaciones en el postoperatorio (hernias, infecciones…)
  • Evita grandes incisiones, con una mejoría de los resultados cosméticos.
  • Estancia en el hospital inferior a la cirugía abierta tradicional.
  • Recuperación más rápida, con incorporación a las actividades cotidianas más temprana.

Está claro que la laparoscopia en urología llegó para quedarse. No es el futuro es el presente. Y toda intervención quirúrgica que se pueda realizar por laparoscopia se debe de efectuar.

Procemientos laparoscópicos urológicos:

Existen multitud de procedimientos que se pueden efectuar por vía laparoscópica. Su ejecución dependerá de las características individuales de cada paciente.

  • Nefrectomía laparoscópica: Técnica que consiste en la extirpación del riñón completo, en casos de riñones no funcionantes o tumores renales malignos.
  • Nefrectomía parcial laparoscópica: Técnica de extirpación del tumor renal.
  • Nefroureterectomia laparoscópica: Extirpación del riñón, uréter y un rodete de la vejiga en neoplasias de la pelvis renal y/o uréter.
  • Pieloplastia laparoscópica: Se trata de la reconstrucción de la via urinaria en zona de la unión entre la pelvis renal y el uréter en los casos que exista una estenosis que impide el drenaje adecuado de la orina.
  • Resección de quiste renal laparoscópico: Para aquellos quistes complicados.
  • Prostatectomia radical laparoscópica: Se trata de la extirpación de la glándula prostática en pacientes portadores de cáncer de próstata.
  • Cistectomia radical laparoscópica: Extirpación de la vejiga en pacientes portadores de cáncer vesical avanzado o alteraciones funcionales vesicales.
  • Tratamiento laparoscópica de cálculos en diferentes localizaciones (uréter, pelvis renal….)
  • Laparoscopia en el diagnóstico y tratamiento del testículo oculto.
  • Laparoscopia en el varicocele bilateral. Tratamiento de dilatación de las venas del testículo bilateralmente.